Policía héroe: “Nosotros siempre estamos de servicio”

Lima.- “La vocación y preparación policial crece en los momentos más críticos, no importa que estemos de civil, vacaciones o de franco. Nosotros siempre estamos de servicio”, manifestó el SO PNP Lorenzo Machaca, el valiente policía que se enfrentó y abatió al sujeto que asesinó a balazos a cuatro personas en un centro comercial del distrito de Independencia, en Lima.

Lorenzo Machaca Esquía (29), estaba caminando por el primer piso del centro comercial Royal Plaza, cuando escuchó los gritos de la gente que huía buscando en dónde esconderse y disparos que lo pusieron en alerta de que algo sucedía en ese lugar. No lo pensó dos veces y se dispuso a actuar frente a una situación que aun desconocía. Su espíritu policial no lo abandonó ni un solo instante y, tras dar cuenta de la emergencia a su comando, tomó su arma, ubicó al agresor y disparó tres veces contra el atacante, quien falleció en el lugar.

La vida de este joven policía cambió el viernes 17 de febrero cuando, aproximadamente a las 22:40 horas, decidió arriesgar su vida y enfrentarse al sujeto que asesinó a balazos a cuatro personas e hirió a otras ocho en el conocido centro comercial de Independencia.

El suboficial, quien estaba de civil pues era su día de franco y se encontraba en el lugar en compañía de una amiga luego de salir de una universidad local donde cursa el IX ciclo de Derecho, se topó de pronto con este suceso.

“Todos salían despavoridos en diferentes direcciones gritando que un ´desadaptado´ está matando a la gente. En ese instante supe que debía actuar, pues como policía uno siempre está de servicio”, cuenta el agente.

Machaca refirió que en un primer momento no sabía si se trataba de una alteración al orden público o un robo en proceso: “Había miles de probabilidades pero siempre de esas probabilidades era necesaria la intervención policial. Corrí hasta el sardinel central de la avenida Izaguirre y me ubiqué frente al cajero del banco BCP, en el lugar había una construcción de cemento que utilicé para cubrirme, desde allí vi al sujeto ingresar al cajero, disparar al interior y salir caminando como si nada. Saqué mi arma, la rastrillé e intervine”.

“Mi obligación en ese instante era anular toda amenaza que significase un mayor costo social que ya era bastante grande, pues había escuchado que había matado a varias personas y habían muchos heridos”, explica el suboficial.

“Tras llamar a la Central 105 para comunicar el hecho, decidí neutralizarlo para impedir que siga matando a más personas”, agregó.

“Rastrillé mi arma y disparé cuatro veces contra él. Directamente al pecho y a la cabeza. Cayó al suelo aún con vida y de inmediato me acerque para desarmarlo, pues aún resultaba una amenaza”, refirió.

Indica que al notar sus signos vitales llamó al auxilio médico para que sea trasladado a un centro hospitalario y salvar su vida. “Era una persona desequilibrada, pero mi deber era prestarle auxilio sin considerar los hechos. No podía dejarlo morir”, explica.

Explicó que como estaba de civil tuvo que identificarse como policía frente a las personas que estaban alrededor y vieron que había disparado. “Mostré mi placa para que sepan que quien había actuado era un policía y que se alejaran del lugar para seguir el procedimiento policial”, puntualizó.

El deber primero
Pese a que sabe que puso en peligro su vida, el suboficial Machaca Esquía confiesa que lo volvería a hacer sin pensarlos dos veces.

“La vocación y preparación policial crece en los momentos más críticos no importa que estemos de civil, vacaciones o de franco. Nosotros siempre estamos de servicio y la población debería sentirse segura en la calle, si hay un policía cerca, uniformado o no, siempre vamos a estar a su servicio”, manifiesta convencido de su vocación que, asegura, nunca lo abandonará.

Lorenzo Machaca tiene nueve años de servicio en su institución. Hace un año trabajó en la comisaría de la Ensenada en Puente Piedra y el día del ataque recién se había incorporado a la Sección de Operaciones Especiales (SOES) de la División Territorial Norte 1. Lleva nueva año en la institución y piensa ser policía toda su vida: “hasta que la vida me lo permita”, asegura.

Señala que estudia derecho para poder apoyar a su institución desde alguna oficina de asesoría jurídica pero “si el comando me designa a una dependencia policial, lo haría gustoso”, pues por encima de todo está su vocación policial.

Pasados los acontecimientos, agradece la muestra de reconocimiento pero sostiene que actuó en cumplimiento de su deber. No se arrepiente de haber actuado como lo hizo y dice que lo volvería hacer sin dudarlo. “Mi objetivo era salvar a gente inocente que podía seguir muriendo”, concluyó.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *