Campaña del MINJUSDDHH contra la trata de personas en colegios llegó a Tumbes

Ministra Pérez Tello advirtió a escolares de peligros de caer en explotación y maltrato.

Tumbes.- La campaña del ministerio de Justicia y Derechos Humanos “Yo le Pongo Cero a la Trata” llegó a Tumbes, para prevenir a los estudiantes sobre los peligros de caer bajo engaños y promesas falsas en la explotación y maltrato.

“La trata es la nueva esclavitud del siglo XXI y los tratantes buscan engañarlos y seducirlos, aprovechándose de sus debilidades y carencias. Eso no podemos permitirlo más”, señaló la ministra María Soledad Pérez Tello a los alumnos del Colegio Nacional Inmaculada Concepción de esta ciudad.

La ministra participó con el actor Andrés Vílchez en dinámicas con los estudiantes e insistió en señalar las formas de captación comunes en estos delitos, como los casting falsos y los “avisos de trabajo” tentadores repartidos por los tratantes.

Comprometió a alumnos, profesores y padres de familia a formar una cadena para difundir este peligroso accionar que ataca la libertad e integridad de adolescentes y jóvenes.

Según estadística oficial, Tumbes ocupa el tercer lugar en registro de víctimas en el país. Su ubicación en zona de frontera, la pobreza y abandono hacen más vulnerables de captación a los menores.

La ministra reiteró que el aparato del Estado continúa trabajando para atacar la trata: el MINJUSDDHH hace labor de prevención, protección y difusión de derechos de las víctimas, y otros sectores realizan la persecución y sanción de delitos.

La campaña “Yo le Pongo Cero a la Trata” inició en tres colegios de Lima y llegará en las próximas semanas a colegios de Ucayali, Loreto y La Libertad. Se pone énfasis en denunciar casos en la Línea Gratuita de Denuncia 1818 opción 1.

Según estadística oficial, el 50% de presuntas víctimas de trata de personas son menores entre 13 y 17 años. Además, 8 de cada 10 personas afectadas son mujeres, y la mayoría es explotada sexualmente. Existe una alta tasa de revictimización, la conversión de víctimas en victimarias y explotadoras, lo cual dificulta romper la cadena del delito.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *