“Robocops” cuidan las noches de Villa María del Triunfo

Villa María del Triunfo.- Provistos de cascos, chalecos especiales y rodilleras de jebe, el Grupo de Intervenciones Rápidas (GIR) del serenazgo de Villa María del Triunfo, realiza sus operativos cada noche por las calles más peligrosas del distrito, con la finalidad de contrarrestar la delincuencia, venta ilegal de licores, droga, pandillaje y toda clase de faltas que atenten contra el ciudadano.

El GIR, integrado por los denominados “Robocops” por su indumentaria, empezó sus actividades el lunes 20 de febrero y ya ha realizado diversos operativos en las zonas rojas del distrito, en un trabajo conjunto con la oficina de Fiscalización y la policía motorizada. De esta manera, ha intervenido bares sin licencia y gente de malvivir que pulula por el distrito hasta altas horas de la noche, consumiendo droga en pampas y parques, así como sembrando terror entre los vecinos.

Emiliano Valdelomar Castro, subgerente de Serenazgo, mencionó que esta unidad especial de serenazgo cuenta por ahora con 10 elementos, entre ellos una mujer, con más de siete años de experiencia en este servicio. Los varones son corpulentos y de elevada estatura, características que contribuyen como elementos disuasivos ante los delincuentes.

CRÓNICA DE UNA INTERVENCIÓN NO ANUNCIADA
El GIR se alinea y sale a las calles en tres camionetas desde la Plaza de Armas del distrito. Nadie sabe hacia dónde se dirige hasta que alguien llama de la “Central” y alerta que en la glorieta del Cercado hay jóvenes bebiendo en la vía pública. Las camionetas avanzan y los intervienen, son cinco y llevan botellas a medio consumir en las manos.

Uno de los Robocops habla con los muchachos sobre el mal ejemplo que brindan tomando licor delante de los niños en un lugar público. Éstos asienten de mala gana y se marchan sin rumbo. Luego el grupo se dirige a José Carlos Mariátegui. Las camionetas vuelan por las calles de la avenida. A la altura de la posta médica hay un grupo de vagos en plena esquina. Las señoras del lugar dicen que esa zona es peligrosa y que los robos abundan.

Los Robocops amonestan a los vagos y de inmediato se dirigen al colegio Manuel Escorza donde otros muchachos corren al ver el GIR llegar. Están acompañados de dos perros pitbull y se ocultan en la oscuridad. Los efectivos municipales les revisan completamente los bolsillos, zapatillas, medias y encuentran que uno de ellos posee algunos “ketes” de marihuana, pero son “pocos” para que acabe detenido. “La próxima vez que te veamos con droga, te llevamos”, sentencia uno de los efectivos. El muchacho se retira asustado y responde “jefe, le juro que no me volverá a ver por aquí”.

Es hora de ir a Nueva Esperanza. Ahora sí el dato es certero. Hombres fuman en parque detrás de Plaza Real. Una camioneta sube, mientras la otra toma el otro camino por si huyen. La estrategia da resultado. Encuentran a dos consumidores de pasta. A uno de ellos se le deja ir pero quien estaba en posesión de la droga, es llevado a la comisaría del sector.

En el caso de otros menores de edad los operativos también son solo disuasivos por razones obvias de carácter legal. Pero en casos de delincuencia y bandas, las intervenciones respaldan la labor de la Policía Nacional. En Villa María del Triunfo la lucha contra el crimen no cejará, estamos en una nueva gestión y al alcalde Ángel Chilingano sí impone el PRINCIPIO DE AUTORIDAD en el distrito.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *