SIS: ¿Seguro para las personas?

Lima.- El Seguro Integral de Salud (SIS) fue creado como una alternativa de atención en salud para los más pobres en el país, con el fin de beneficiar a los peruanos y peruanas que no contaban con un seguro de salud. Sin embargo, desde su creación en el año 2002, no ha estado exento de denuncias de irregularidades y delitos de corrupción hasta hoy.

Una de las más recordadas, fue la ocurrida después del terremoto de Pisco en el año 2007, cuando se conoció que el jefe del SIS en ese entonces, el aprista Julio Espinoza estuvo implicado en la transferencia irregular de fondos para la compra sobrevaluada de alimentos a ser entregados a los damnificados por el sismo.

En los siguientes años, se presentaron diversas denuncias sobre la mala focalización de los empadronados, el irregular beneficio de personas que eran atendidas en los centros de salud pese a que sus condiciones económicas no eran las requeridas para este servicio.

¿Y cómo va el tema del SIS en este primer año de gobierno de Pedro Pablo Kuczynski? En esta gestión no tuvo que pasar mucho tiempo para que el SIS se viera involucrado en la polémica. En octubre de 2016, Carlos Moreno, jefe de Gastroenterología del hospital Loayza fue grabado cuando cerraba detalles del “Negociazo” para que los pacientes del SIS sean atendidos en una clínica privada. Bajo esa figura el SIS pagaría una millonaria deuda a la clínica en la que Moreno iba a recibir una parte de los dividendos.
En el mismo mes se conformó una Comisión Interventora conformada por el Ministerio de Salud, la presidencia del Consejo de Ministros, los ministerios de Economía, Trabajo Defensa, Interior, además del mismo jefe del SIS Edmundo Beteta.

En mayo de este año, se conoció parte del informe de la comisión que detectó la existencia de mafias dedicadas a inventar intervenciones quirúrgicas con pacientes fantasma. Entre las irregularidades se encontró que el SIS atendió a 190 hombres… embarazados, además de atender partos en mujeres que dieron a luz hasta en tres oportunidades en un año. Estas operaciones fantasmales generaron una deuda irregular de hasta 150 millones de soles a ser pagados a los nosocomios que brindan servicios al SIS. Paralelamente, se encontró que los dueños de diversas funerarias cobraron irregularmente los beneficios de los deudos de personas fallecidas.

Luego de estas denuncias, el jefe del SIS, Edmundo Beteta dejó el cargo y fue reemplazado por Moisés Rosas Febres, médico cirujano quien ha sido funcionario del SIS desde el año 2004.

CIFRAS PARA ANALIZAR:

Los números del SIS rozan con la alarma. Las deudas del sistema ascienden a 700 millones de soles, de los cuales 159 provienen de las irregularidades antes mencionadas.

OTRAS CIFRAS REVELAN LO SIGUIENTE:

De las 17 millones 900 mil personas afiliadas al SIS, cerca de 1 millón 300 mil no son personas de escasos recursos.(1)
En el año 2014 el SIS pagaba 1,7 millones de soles a clínicas privadas por las atenciones brindadas, mientras que el 2016 la cifra aumentó a 144 millones. De soles, según información del mismo SIS.
En 2016 el presupuesto del SIS fue de 1400 millones. De estos el 99% de los recursos son ordinarios y solo un 0.4 % son recursos directamente recaudados en régimen semicontributivo. (Fuente: Informe de la Comisión Interventora).
El SIS solo representa un 9% del financiamiento de la función salud del país. (Fuente: ICI – SIS).
Solo hay auditorías al 1% de las atenciones, lo que posibilita las irregularidades descubiertas. (Fuente: Informe de la Comisión Interventora).
Parte del presupuesto del SIS se usa para pago a salarios y compra de equipamiento cuando estos gastos los debe ejecutar el Ministerio de Salud.(2)
Tras la publicación del informe de la Comisión Interventora en enero de este año, se dio un plazo de 120 días para proceder a la reestructuración del SIS, sin embargo no existe hasta el momento alguna luz que defina un cambio consistente en este sistema, que se ha visto pervertido por intereses privatistas y personales.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *