5 consejos que no deben faltar en una buena estrategia de Marca Empleadora

Cada vez son más las empresas que vienen desarrollando una estrategia de Marca Empleadora, con el fin de ganar esa buena reputación que les permita generar el compromiso y asegurar la continuidad de sus colaboradores de mayor potencial, así como atraer a los mejores talentos.

Hoy el reto está en cómo identificar las estrategias de Employer Branding más eficientes, que sobre todo estén alineadas a ese segmento joven conocido como los Millennials, que pronto representará la mayor fuerza laboral en las empresas.

En ese sentido, Freddy Kamt, el director comercial de la plataforma de búsqueda y publicación de empleos, Bumeran.com, dice que aunque las compañías ya vienen haciendo grandes esfuerzos en función de su marca como empleadoras, “aún no están aprovechando el enorme potencial que tiene el online para dar a conocer su buena cultura organizacional, especialmente a estas nuevas generaciones que se mantienen permanentemente conectadas a Internet”.

Carolina Borracchia, especialista internacional en Marca Empleadora y CEO de Combo Employer Branding, coincide en que la migración hacia lo digital es fundamental para la gestión de una buena Marca Empleadora, que hoy debería ser concebida por las compañías desde una visión de Marca Empleadora 2.0.

Pero ¿cómo llevar a cabo la mejor estrategia de Marca Empleadora 2.0 en las empresas? Aquí 5 consejos para lograrlo:

Antes que tácticos, estratégicos
Así como se haría con los productos y/o servicios que ofrece una empresa, cada acción que se realice en función de la marca de una compañía como empleadora, debe responder a una estrategia de posicionamiento con objetivos claros y métricas concretas. En ese sentido, Internet ofrece un sin fin de herramientas para identificar cuáles son los atributos percibidos, valorados y competitivos que hacen atractiva a nuestra empresa, así como para descubrir qué es lo que está moviendo a las personas al elegir o decidir permanecer en un empleo. Gracias a esta información podremos elegir de la mejor manera, qué visibilizar, en qué acciones y/o eventos conviene invertir, e incluso, tener información concreta de lo que valdría la pena reestructurar o potenciar hacia dentro, para retener y reclutar el mejor talento.

La reputación de una empresa es una acción de ida y vuelta
La empresa no es la única que maneja su reputación; una gran parte de esta es manejada por una diversidad de audiencias desde las redes sociales, entre las que se encuentran tanto los colaboradores y los candidatos cualificados (los que se quiere sumar), como los candidatos rechazados y los ex colaboradores; todos ellos pueden ser los mejores embajadores de la Marca Empleadora de una compañía o lo contrario. Por ello, debemos extender sí o sí las acciones de Employer Branding a las redes sociales, para medir la percepción y opinión de las audiencias sobre nuestra empresa y tratar de anticiparnos o revertir aquello que atente contra su reputación. Y mucho más aún si consideramos que es de las redes sociales de donde muchos Millennials se guían para elegir o no trabajar en una empresa.

La transparencia ante todo
Otro aspecto esencial en una buena estrategia de Employer Branding, es ser lo más transparentes posibles en la comunicación que como empresa manejemos interna y externamente, ya que hoy es muy fácil enterarse de todo a través de Internet, especialmente en las audiencias conformadas por los Millennials, que lo investigan (Googlean) todo y todo el tiempo. De esta manera podremos asegurar -al reclutar o retener talento- que existe un verdadero match entre el colaborador y la empresa, ahorrándonos tiempos y esfuerzos por la rotación de un puesto, y evitando trabajadores descontentos que puedan perjudicar la imagen de nuestra empresa.

Cocrear, la mejor estrategia
No hay una institución igual a otra. Por ello, la idea no es replicar lo que hacen otras compañías, por más que estas siempre ocupen los primeros lugares de los rankings de las mejores empresas para trabajar. Lo aconsejable es animarse a preguntar dentro, qué es lo que realmente les sirve y les funciona a los colaboradores según el perfil de su puesto, y del mismo modo hacerlo hacia afuera. De esta manera evitaremos invertir en acciones muy acertadas para otras firmas, pero poco eficientes para la nuestra. En este punto también se debe tomar en cuenta que cada puesto de trabajo posee sus propios desafíos y necesidades, por ello es fundamental trabajar acciones diferenciadas de acuerdo a cada posición y área.

Los colaboradores, los embajadores de la Marca Empleadora
Los colaboradores pueden ser los mejores aliados de la Marca Empleadora de una empresa, porque dan visibilidad a la experiencia y atraen candidatos, justamente al transmitir su buena experiencia formando parte de su equipo. Por ello, es vital incluirlos en nuestra estrategia de Employer Branding. Algo que funciona muy bien, por ejemplo, es hacer un programa de embajadores de marca con los mejores colaboradores, para que sean ellos mismos quienes transmitan la buena cultura de la empresa. En este punto no debemos descuidar a las otras audiencias, las que también van a compartir sus opiniones sobre su experiencia con nuestra empresa. Por ejemplo, un excolaborador hoy puede estar diciéndole a los compañeros de su nueva empresa, lo bueno que era trabajar en nuestra compañía. Entonces, dejemos de verlo como el desleal que se fue a la competencia y mantengámoslo cerca. Preocupémonos también por tener un buen feedback de los candidatos rechazados, quienes también son muy importantes en la construcción de nuestra reputación como empresa.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *